viernes, 13 de abril de 2018

Déstrozame de Tahereh Mafi | Reseña


Juliette no ha tocado a nadie desde hace exactamente 264 días. La última vez que lo hizo, mató a alguien ocurrió un accidente. Ahora está encerrada por asesinato y en constante estudio por el gobierno en el poder: el Restablecimiento. El mismo que prometió a sus ciudadanos solucionar el desastre que Juliette observa a través de su ventana: no hay pájaros en el cielo, los árboles ya no existen, la gente muere por enfermedad y los supervivientes susurran «guerra».Pero un día, llega un compañero de celda, Adam, y Warner, el hijo del líder del gobierno se obsesiona con ella. La situación de Juliette cambiará hasta límites insospechados, obligándola a tomar una decisión: ser un arma o convertirse en una guerrera.

Cualquier persona que conozca la comunidad de booktube en inglés tiene que haber oído hablar al menos una vez de la famosa saga de Shatter Me. Aunque no ha tenido un eco tan sonado en España, sí que la he visto mencionada tantas veces como para despertar mi curiosidad. Todo el mundo, a excepción de quizá un par de personas, habla de esta saga como si fuese un regalo del cielo y es en ocasiones como esta cuando una no puede dejar de formarse una serie de expectativas. Tanta gente diciendo cosas positivas sobre un mismo tema no puede estar equivocada, o al menos esa es mi mentalidad al respecto. Sin embargo, debo decir que una vez más después de leer un libro tan aclamado mis expectativas se han llevado un golpe muy duro. Y voy a explicar exactamente por qué.

Para empezar, es una distopía, género al que a estas alturas estoy completamente acostumbrada, ya que parece ser que durante los últimos años todo el mundo se ha puesto de acuerdo para escribir la misma historia en todas las variantes que pueden existir. Lo que quiero decir con esto es que a estas alturas es bastante díficil encontrar un concepto que sea completamente original o que aporte algo nuevo, algo que no se ha conseguido desarrollar completamente en esta novela. Es verdad que tiene elementos nuevos, pero en general está construida sobre los mismos clichés que estamos cansados de ver una y otra vez. La historia está basada en Juliette, una chica que tiene el poder de matar a la gente con tan solo tocarlos. En un mundo que ha sido destruido por la codicia del propio ser humano, hay una clase dirigente que se queda con todo mientras que el resto de la población vive en la miseria (¿de qué me suena a mí esto?). Es lo típico que estamos acostumbrados a ver una y otra vez y no he encontrado nada que me haya parecido especialmente innovador o que me haya llamado la atención lo suficiente. Creo que es una novela extremadamente introductoria a decir verdad, ya que la acción realmente interesante no sucede hasta el final de la novela, supongo que como método de intentar dejar un cliffhanger que atraiga a los lectores a darle una oportunidad al resto de libros de la trilogía.

En cuanto al ritmo, he de admitir que consigue enganchar al lector desde las primeras páginas. Hasta la aparición de Adam la historia es un tanto más lenta debido a que Juliette se encuentra sola, por lo que únicamente encontramos monólogos interiores de la protagonista, pero una vez que llega este nuevo personaje, la historia comienza a coger rapidez, haciendo que seas incapaz de dejar de leer. Esto es uno de los puntos más positivos que le he encontrado a la historia: si bien un buen ritmo no es siempre sinónimo de buen libro, al menos se te facilita la lectura del mismo así dura menos la tortura. Uno de los fallos principales que ha tenido esta historia para mí ha sido la facilidad con la que se podía predecir exactamente lo que iba a pasar a continuación. Se supone que hay una serie de plot twists pero para mí han resultado tan predecibles en todo momento que al final advinarlos a medida que iban saliendo se convirtió en un juego. Si a eso le sumamos que el desconocimiento de Juliette sobre el mundo exterior dificulta que el lector pueda conocer algo sobre el mundo en el que se desarolla la historia, nos queda un libro bastante simple. Los puntos fuertes de las distopías y lo que las hace diferentes entre sí es ser capaces de crear algo nuevo en relación con el resto del género, pero en Déstrozame poco hemos descubierto.

“All I ever wanted was to reach out and touch another human being not just with my hands but with my heart.”

La narración sigue el punto de vista de Juliette, lo que me ha parecido interesante en algunos puntos pero un fallo tremendo en otros. Es interesante porque conocer el punto de vista de la protagonista desde su propia experiencia es importante para conseguir entender por qué se siente de la forma en la que lo hace durante la novela. Creo que puedo hablar por todos cuando digo que me es imposible imaginar cómo sería vivir sin poder tener contacto fisico con otras personas, aterrada siempre por si les hago daño. Y, sin embargo, al conocer la historia desde ese punto de vista, estamos perdiendo perspectiva sobre el resto del mundo, ya que Juliette tiene cero conocimiento sobre lo que ha pasado con la sociedad a la que, de alguna forma, ya no pertenece. Siempre había oído que uno de los puntos fuertes de Tahereh Mafi era su escritura, pero me he quedado bastanre fría. Ha habido que incluso algunos pasajes me han hecho rodar los ojos de lo mal escritos que estaban y las metáforas sin sentido que se introducían para intentar hacer de su escritura algo poético.Además, había momentos en los que se introducían pasajes del diario de Juliette o los propios pensamientos de la protagonista en los que aparecian tachadas ciertas frases, cosa que personalmente no solo me ha parecido una estupidez, sino que además había momentos en los que me ponía de los nervios.

Con respecto a los personajes, tenemos en primer lugar a Juliette. Creo que cualquiera que lleve leyendo nuestro blog durante un tiempo se habrá dado cuenta de que suelo tener problemas con las protagonistas femeninas porque siempre suelen dar la imagen de chica débil y que necesita ser rescatada. Como no podía ser de otra forma, Juliette no es una excepción a la regla. Desde el primer momento, se encuentra totalmente perdida, no sabe qué hacer ni como comportarse y lo más importante es que no sabe ni quién es ella misma. Necesita que sean los demás los que le digan qué hacer porque ella sola es incapaz de tomar decisiones y teniendo en cuenta que estamos en el siglo XXI, creo que el canon de chica que necesita ser rescatada por un príncipe azul deberíamos haberlo dejado atrás hace tiempo. Sobre todo cuando el príncipe azul de esta historia viene encarnado por la figura de Adam, personaje al que el he cogido una tirria espectacular desde el primer momento. Sus instintos posesivos y el hecho de que crea que está enamorado de una persona a la que no conoce de nada desde el primer momento ha hecho que odié a su personaje desde que aparece. Es más, la relación entre ellos está basado en un instalove tremendo, algo que Tahere Mafi intenta enmascarar como amistad de la infancia. Pero decidme vosotros, ¿se puede llamar amistad a una relación entre dos personas que iban a la misma clase pero que nunca llegaron a hablar?

Y aquí es cuando llegamos al punto fuerte de esta reseña y a lo mejor que tiene el libro y eso son los personajes secundariosPor fin encontré algo que me gustaba y creedme cuando os digo que no fue fácil, porque seguía leyendo y leyendo y cada vez me desesperaba más. Primero, dejadme que os hable de Warner, personaje del que ya había oído hablar largo y tendido con anterioridad, ya que muchos lo ponen como el mejor de la historia. Esta es la principal razón por la que pensaba que no me iba a gustar nada, ya que de costumbre tiendo ir al revés que los gustos generales, pero cuál fue mi gran sorpresa al estar de acuerdo con todo lo que me había llegado sobre él. Ojalá hubiese aparecido desde las primeras páginas, porque tiene una personalidad que me fascinaba. Aunque es verdad que está basado en el cliché de chico malo con un pasado misterioso y oscuro, no me puedo quejar, porque estos personajes son siempre los que le dan un poco de color a toda historia. Por otro lado tenemos a Kenji, ese mejor amigo que a todos nos gustaría tener. Es gracioso, sarcástico y te pone de los nervios en algunas ocasiones, pero siempre de una forma en la que quieres seguir leyendo sobre él porque es una maravilla. Me hubiese gustado que apareciese antes, porque habría hecho de la novela algo mucho más placentero.

“I've been screaming for years and no one has ever heard me.” 

Como conclusión, Destrózame es un libro lleno de los típicos chichés que se encuentran en todos los libros del mismo género, con un mundo poco desarrollado y del que apenas tenemos una ligera idea y con unos personajes principales que representan los peores estereotipos de la literatura juvenil. Presenta una idea interesante que no se ha sabido llevar de una manera adecuada y unos personajes secundarios mal aprovechados, a pesar de ser lo único que llama la atención de la historia. Con un ritmo rápido que engancha al lector e invita a seguir leyendo, se queda en un quiero y no puedo de literatura poética y deja un final abierto, con muchas posibilidades para las siguientes entregas que, esperemos, sean tan malas como esta primera parte.

viernes, 6 de abril de 2018

Wrap up #6 | Marzo 2018

¡Hola!
Hoyos traemos el wrap-up del mes de marzo. Cuando empieza el calor es la hora de ponerse con todos esos libros contemporáneos que tenemos en la estantería y este mes no ha sido para menos. 


Irene
My Lady Jane de Cynthia Hand, Brodi Ashton y Jodi Meadows (✰): llevaba todo el mes devorando libros hasta que llegué a esta historia y se me quitaron hasta las ganas de vivir. Creo que es un concepto original que no acaba de casar con el contexto histórico en el que se desarrolla. Por mi parte, no ha podido llegar al nivel de expectativas.
Eliza and her Monsters de Francesca Zappia (✰): quería leer este libro ya que me encantan los webcomics y el fanfictions, así que pensé ¿qué puede salir mal? Pues todo si os soy sincera. Tanto la historia como los personajes me han parecido increíblemente sosos, los personajes secundarios son irrelevantes y la forma en la que se tratan las enfermedades mentales no es la adecuada a mi parecer. Si puedo decir algo positivo de este libro es que se lee rápido.
The Fill-In Boyfriend de Kasie West (✰): siguiendo con mi maratón de libros de Kasie West decidí coger este ya que incluye una de mis tropes favoritas: el Fake Dating. Si hay algo que hay que admitir sobre los libros de esta autora es que acabas con sobredosis de azúcar y este no ha sido para menos. Sin embargo, aunque la protagonista sufre una evolución importante durante el libro, también
Making Faces de Amy Harmon (✰): este es uno de esos libros de los que no he oído nada más que cosas positivas de parte de todo el mundo. Tampoco quiero decir que tenía las expectativas altas porque no es el caso, pero si que esperaba al menos que me gustase alguno de los personajes. Además se insertan unos flashbacks con el contexto de poner en situación que no hacen más que convertir la historia en algo más pesado de lo que debería.
Shadow and Bone de Leigh Bardugo (✰1/2): uno de los primeros libros que añadí a mi lista de pendientes de Goodreads allá por 2014 y yo creo que ya era hora de que me lo leyera. Debo decir que este libro no es para nada lo que me imaginaba de él pero aun así me ha gustado. Creo que Alina es un personaje muy real que se encuentra en una situación complicada y reacciona de forma muy humana a los retos que tiene por delante. Y del Darkling solo puedo decir que es un personaje que me ha enamorado del que es espero ver más en los próximos libros.

Pau
The perfectionists de Sarah Shepard (✰): Al principio me costó bastante engancharme, hay muchos personajes y las historias se van cruzando entre si sin llegar a contar mucho cada una. Para mi desde la mitad hacia el final el libro mejora notablemente y eso es lo que me ha hecho darle tres estrellas al libro y querer leer la siguiente parte. Creo que al libro le ha faltado un poco de orden en general y los personajes sin más, no les veo una gran evolución y me ha costado conectar con las chicas.

¿Habéis leído alguno de estos libros? ¿Qué nos recomendáis leer este mes de abril? Dejádnoslo en los comentarios.

miércoles, 4 de abril de 2018

Própositos lectores | 2018

¡Hola!
Hoy queremos traeros nuestros propósitos de año nuevo relacionados con la lectura. Es ua idea que hemos visto a varios booktubers y hemos llegado a la conclusión de que es una buena forma de obligarnos a nosotros mismos a hacer aquellas cosas que llevamos evitando algún tiempo. ¡Empezemos!


Irene:
  • Leer 50 libros. Todos los años me pongo una meta en Goodreads y aunque al principio solía poneme 75 libros de objetivo, la realidad es que estos últimos años he leído menos así que creo que un propósito de 50 libros es más que suficiente.
  • Leer todos los stand alone de Kasie West. Kasie West es una autora de la que llevo oyendo hablar muchos años. Aunque al principio de mi carrera como lectora no tenía mucho interés por la literatura contemporánea, ahora que se ha convertido en uno de mis géneros favoritos creo que es necesario que me ponga al día con las obras de esta autora.
  • Empezar la saga Outlander. Llevo viendo la serie de televisión basada en estos libros desde que se estrenó allá por el 2014 y de verdad que estoy completamente enamorada de la historia y los personajes. Además he oído hablar maravillas sobre los libros (al menos los primeros) así que creo que ha llegado la hora de darles una oportunidad.
  • Terminar 3 sagas empezadas. Tengo la manía de empezar sagas o trilogías solo para acabar dejando el resto para luego una vez que he leído el primer libro. Es por esto que he acabado con más de diez sagas empezadas con la excusa de que ya las acabaré en algún momento y el 2018 es un momento tan bueno como cualquier otro.
  • Leer al menos 10 libros de mi TBR físico. Hace un par de años decidí que quería comprar cualquier libro que me pareciese minímamente interesante, por lo que acabe con más de 30 ejemplares físicos sin leer. Después de hacer limpieza en mis estanterías, sé que voy a tener que leer todos esos libros para decidir si realmente merecen la pena o si es hora de dejarlos ir.

Iván
  • Leer 40 libros: el año pasado en el reto de Goodreads me propuse leer 50, y no llegué ni de lejos. Este año además de novelas también apunto los cómics recopilatorios y en rústica que voy leyendo, así que espero llegar a los 40.
  • Leer al menos la mitad de mis libros pendientes: normalmente suelo tener entre 5-10 libros pendientes en casa, pero durante el erasmus en UK, como habia un montón de tiendas de segunda mano con libros por hasta 50 cent., me volví loco y acabé volviendo a España con una maleta sólo para libros.
  • Acabar la saga de Una Serie de Catastróficas Desdichas: esta saga fue una de la que compré completa en UK y la verdad es que me gusta y me entretiene bastante, pero la mayoría de los libros no llegan a 300 páginas y no los leo tan rápido como me gustaría.
  • Leer más contemporánea: nunca me ha llamado mucho este género, pero el verano pasado me leí dos novelas contemporáneas y me sorprendieron bastante, la verdad. Así que he decidido darle una oportunidad y este año leer alguna novela contemporánea más.
  • Leer novelas gráficas que no sean de superhéroes: desde hace dos años más o menos, me metí en el mundo de los cómics de superhéroes y la verdad es que me gusta mucho, pero he ido conociendo poco a poco otras series de novelas gráficas que también me podrían gustar bastante, pero no acabo de atreverme a empezarlas nunca. 

Pau:


  • Leer 20 libros: Este año tengo poco tiempo para leer y prefiero ponerme una meta realista que pueda llegar a alcanzar en algun punto de verano y ya si eso modificarla.
  • Acabar la saga de Cazadores de Sombras: Me queda libro y medio y parece que siempre encuentro excusas para leer otros libros antes que ese. 
  • Leer los libros que tengo en pendiente: Cada vez se me hace mas larga la lista de libros por leer y siempre aparecen nuevos que se anteponen asi que creo que ya es hora de reducir la lista. 
  • Leer más clasicos: Estudio Filologia Inglesa y creo que cuantos mas clasicos lea mas podré informarme y aprender más sobre los movimientos, asi que me gustaría leer mas clasicos de distintos siglos. 


viernes, 16 de marzo de 2018

Te vas sin decir adiós de Sarah Dessen | Reseña


Desde el amargo divorcio de sus padres, Mclean y su padre se han mudado varias veces; han vivido en cuatro ciudades durante los últimos dos años. Alejada de su madre y de su nueva familia, Mclean ha seguido a su padre dejando el infeliz pasado atrás. Y cada nuevo lugar le da la oportunidad de adoptar una nueva personalidad: pasa de ser animadora a una diva del teatro, hasta que, ahora, por primera vez, descubre el deseo de permanecer en un lugar y simplemente ser ella misma. Tal vez Dave, su vecino, le puede ayudar.

Te vas sin decir adiós es la tercera novela de la autora que leo y por ahora, es la que menos me ha gustado. Esto no quiere decir que no haya disfrutado mientras que la leía o que me parezca un mal libro, simplemente ha tenido ciertos puntos que no me parece que se hayan desarrollado de la forma en que debían. Pero vayamos por partes.

La historia sigue a McLean, una chica que ve como su familia se desmorona después del divorcio de sus padres. Obligada a elegir con quién de los dos quiere mudarse, decide seguir a su padre en su loca aventura como 'reformador' de restaurantes, lo que le hace tener que mudarse cada poco tiempo. Es así como McLean comienza un juego en el que va transformándose en diferentes personas en cada uno de los lugares por los que va pasando. Llega un momento en el que la propia protagonista es incapaz de reconocer quién es realmente. Sin embargo, llega un punto en el que, por motivos de la vida, decide que quiere dejar de fingir y convertirse en sí misma. 

La forma en la novela está narrada es similar a la del resto de obras de Sarah Dessen: rápida y adictiva, de una forma que te invita a seguir leyendo para saber qué es exactamente lo que le va a pasar a los personajes. Pero para mí personalmente, ha habido partes de la historia en las que parecía que la autora perdía el propio hilo argumental de la misma y eso ha llevado a que haya habido momentos en los que me he encontrado a mí misma menos pendiente del libro de lo que quizá debería.  

'Your past is always your past. Even if you forget it, it remembers you.'

Por lo general, las narraciones de esta escritora suelen tratarse de contemporánea con un giro que las hace de alguna forma más profundas de lo que podría ser una historia de amor convencional. En este caso, se trata del tema del divorcio de los padres de la protagonista y las razones que llevaron a que este se produjera lo que se trata a lo largo de la trama, y aunque en ocasiones me ha resultado algo muy real, ha habido otras veces en que creo que se podría haber desarrollado mejor. Las relaciones familiares que se nos muestran te hacen reflexionar sobre el hecho de si una familia de verdad puede funcionar así. Se supone que los padres de McLean se preocupan profundamente por ella y ambos quieren tener la custodia para poder cuidarla pero ninguno de los dos se da cuenta de los cambios de personalidad cada vez que se mudan y cuando lo hacen, en vez de buscar ayuda profesional o hablarlo con ella simplemente la dejan viviendo sola para que haga lo que le dé la gana, algo muy realista sí.

También he tenido la sensación de que la supuesta historia de amor que debía desarrollarse se perdía debido a los dramas familiares. No estoy en contra de que una historia no se centre en la relación amorosa entre dos personajes, pero al menos me gustaría que no me vendiesen el libro como una si luego a la hora de la verdad no va a ser así. A mí forma de entender, se está intentando desarrollar una relación durante la mayor parte del libro para que al final esta se acabe llevando a cabo de una forma apresurada y que no viene a cuento de nada, ya que para cuando quieres acabar de leer, los dos personajes apenas han mantenido cinco conversaciones. Y sin embargo se supone que te lo tienes que creer porque se han conocido durante las primeras páginas, aunque no tenga ningún sentido. Podría haber pasado completamente sin historia de amor y nada habría cambiado en el desarrollo de los acontecimientos.

Respecto a los personajes, la protagonista principal es McLean. Aunque su personalidad no tiene nada que ver con la mía, ha habido momentos en los que me he sentido identificada con las cosas que sentía y la forma en la que se comportaba. Por otro lado, creo que la manía que tienen muchos autores de YA de convertir a sus personajes en completamente autosuficientes simplemente porque uno de sus padres de repente comience a estar ausente no tiene sentido y no refleja la realidad. Desde el momento en que sus padres se separan, parece que McLean se convierte más en la secretaria de su padre que en su hija: cuida completamente de él y de las cosas de la casa cuando debería ser al revés. Entiendo que comience a ayudar más pero no tiene sentido que actúe como una adulta cuando obviamente no lo es y menos cuando no es un cambio que se haya producido de forma gradual. Así mismo, creo que la forma en la que se comporta hacia su madre no tiene mucho sentido, sobre todo después del final del libro. Creo que tiene sentido que esté a enfadada hasta cierto punto pero de ahí a no querer ni hablar con ella me parece bastante excesivo.

'It was amazing how you could get so far from where you'd planned, and yet find it was exactly were you needed to be'

Si tengo que ser sincera, el resto de personajes me han resultado bastante irrelevantes. Los dos padres tienen su parte de importancia pero es más por la forma en la que afectan a la forma de comportarse de McLean que porque realmente hagan algo que sea digno de mención. El comportamiento de la protagonista está completamente movido por las relaciones que comparte con ambos progenitores y los sentimientos que vamos leyendo están conectados en todo momento a lo que comparte y ha compartido con ellos. Su padre es un desastre excepto cuando se mete en la cocina y su madre parece estar más ocupada en ser la esposa trofeo perfecta que realmente en buscarse una vida que pueda vivir por sí misma, como hacía antes del divorcio. Supongo que al fin y al cabo es lo que uno cabría esperar de la típica dama sureña.

Siento que aunque deberíamos sentirnos conectados con sus amigos, su papel no ha tenido mucho sentido para el final que le ha dado la autora. Han estado ahí más como un plano secundario al que poder recurrir cuando a la escritora le apetecía a que realmente pintaran algo. Es más, ha habido momentos en los que no he sabido a quién se estaba refiriendo porque era incapaz de acordarme de los nombres y distinguir qué personaje era el que estaba hablando o haciendo algo. El único personaje que me ha resultado interesante ha sido Deb. Siendo tan organizada y excéntrica como es me parece que darle toques a su personalidad que se escapan de lo que podríamos esperar de ella ha sido un detalle de Sarah Dessen, que parece estar queriendo demostrar que no siempre se puede juzgar un libro por la portada.

Aunque se supone que Dave debe ser vital para el cambio que da McLean (para eso sale en la sinopsis supongo) la verdad es que su intervención me ha resultado mínima. La salva un par de veces, le habla sobre cosas súper importantes de su vida y la invita a salir a pesar de que parece que apenas han mantenido tres conversaciones y ya están completamente enamorados el uno del otro. Se supone que debemos entender a Dave como este gran chico sensible y adorable, el típico vecino de al lado al que tanto se nos ha acostumbrado a ver en películas y series americanas y que cada vez que lo pienso, más aburrido me parece. Tiene unos padres estrictos hasta decir basta que no le dejan hacer nada sin que antes hayan comprobado su agenda quince veces para ver si no tiene que estar en el campamento de cerebritos o descubriendo la cura para el cáncer. Y aún así, de alguna forma, consigue ser lo suficientemente malo como para que le pillen en una fiesta bebiendo alcohol, a pesar de que se supone que tiene cinco amigos. Next.

Aún con todo y aunque no lo parezca, me ha gustado el libro. Me ha parecido entretenido, creo que para pasar el tiempo no está mal aunque no lo convertiría en una prioridad si tengo otras cosas que leer. Una vez que lo has terminado, te paras a pensar en cosas sobre algunas cosas que suceden en el día a día a la hora de relacionarte con tus padres en las que a lo mejor no habrías caído de otra forma. Considero que si se toma más como un contemporáneo acerca de como afrontar que tu vida puede cambiar en cualquier momento gracias a cosas que están pasando todos los días como puede ser un divorcio tiene mucho más sentido que si lo tomamos como la típica historia de amor en la que chico y chica se conocen y chico salva a chica de la inmensidad del universo.

viernes, 9 de marzo de 2018

El Cielo Está en Cualquier Lugar + Second Chance Summer | Mini Reseñas


“Grief is forever. It doesn't go away; it becomes part of you, step for step, breath for breath.”

Desde que se publicó Te daré el mundo he tenido ganas de leer algún libro de la autora y debo decir que me he llevado una decepción tremenda. Había oído cosas muy positivas sobre esta novela pero lo que me he encontrado no es para nada lo que me esperaba, en ningún sentido. Creo que en parte puede que me haya decepcionado tanto por las nociones preconcebidas que llevaba, pero es que en ningún momento he visto la gran revelación que debía encontrar en esta novela.

Lennie es una chica que está pasando por un momento muy duro tras la muerte de su hermana. No sabe qué hacer y la única forma que se le ocure de lidiar con el dolor es a través de notas que escribe y esconde por todas partes. Eso y desarrollar una necesidad enfermiza de besarse con cada chico que se encuentre, de manera bastante literal. Por lo que había leído en la premisa, esparaba encontrarme una historia sobre una adolescente que tiene que aprender a convivir con el hecho de haber perdido a una persona muy importante pero se trata de un drama de instituto con sentido nulo. Y encima te meten un triángulo amoroso que no viene a nada. A eso añádele una pizca de instalove y así consigues lo que este libro es.

Había oído maravillas sobre la forma de escribir de esta autora, pero tampoco es que me haya impresionado en especial. Es verdad que tiene una forma de narrar bastante cautivadora, pero tampoco es de lo mejor que he leído. Aún y con todo, y teniendo en cuenta lo corto que es este libro, se me hizo interminable. Lo único que quería era leer para poder acabarlo lo antes posible porque de verdad que no podía esperar a que llegase ese momento. Y lo peor es que como el ritmo es tan lento, da la sensación de que no pasa nada. Aunque realmente tampoco es que tenga una trama especialmente brillante, por lo que realmente no pasa nada. Se dan una situaciones totalmente inverosímiles que se supone que tienes que aceptar pero que a mí me han hecho rodar los ojos en más de una ocasión.

Con respecto a los personajes, los únicos memorables que encuentro son la familia de Lennie. Tanto su abuela como su tío me han gustado mucho, creo que son esa clase de personas que a uno le gustaría tener en su propia familia pero que desafortunadamente no existen, algo al estilo de los padres de Mía en Si decido quedarme. Centtrándonos en lo que es Lennie, debo admitir que no la soportaba, me he visto incapaz de sentir ningún tipo de compasión por ella, ya que tomaba  decisiones sin pensar en las consecuencias y luego se lamentaba. Al ser incapaz de conectar con ella, la novela ha perdido mucho para mí. Lo único bueno es que he podido ver una evolución en ella hacia el final del libro. Los dos intereses amorosos me han parecido simples a más no poder, basados en los típicos arquetipos y me podría haber pasado la historia completamente sin que ellos apareciesen.

En definitiva, El cielo está en cualquier lugar no es una novela que me haya gustado y por tanto la recomiendo pero si te gusta el drama innecesario, adelante.


Soy bastante fan de las novelas de Morgan Matson y por eso cuando Month of Matson apareció en el mapa hace unos años, decidí apuntarme con el objetivo de ponerme al día con aquellas que aún no había leído. Y realmente no me gustó para nada este libro. Tampoco me esperaba nada diferente de él, lo que es bueno, pero quizá venía con la idea preconcebida de que por ser simplemente esta autora, conseguiría crear una historia de contemporánea que tuviese al mismo tiempo la ración suficiente de drama y de monería al mismo tiempo, algo que no ha sido así para nada. 

La historia sigue a Taylor y a su familia. Cuando descubren que su padre tiene cáncer, deciden ir todos a pasar las que podrían ser sus últimas vacaciones todos juntos a una cabaña a la que solían ir cuando eran más pequeños. Pero las cosas han cambiado y nada es como era antes. Creo que el fallo principal que ha tenido esta historia, dejando a un lado a la mayoría de los personajes, es que no ha tenido una trama definida dejando a un lado el tema del cáncer del padre, algo que tampoco se ha sabido explotar del todo. Todo esá basado básicamente en las experiencias de Taylor en el pueblo y en su trabajo de verano, pero es que esto tampoco da para mucho. Por supuesto hay un interés amoroso, pero eso no significa que lo que se desarrolla entre ellos sea creíble, algo que me ha sorprendido bastante viniendo de esta escritora. De alguna forma, me ha parecido muy precipitado que pasaran de odiarse profundamente a amarse locamente.

Sobre la forma de escribir de Morgan Matson no tengo ninguna queja, sigue la línea de sus anteriores trabajos. La forma que tiene de expresarse es muy simple, pero cuentas unas historias maravillosas. El problema es que le ha tomado mucho tiempo arrancar y eso ha provocado que me haya costado mucho meterme en la narración. Esperaba encontrarme un libro que pudiese leerme en un par de días, pero la realidad es que el ritmo es tan lento y pesado que te dan ganas de dejar el libro y retomarlo en otro momento en el que te apetezca más (nunca).Además había un drama innecesario que de tan irrelevante llegaba a resultar cansino amigar que llevan peleadas 8 años por tonterías. El único punto fuerte que le he visto ha sido el final, por muy poco que me haya gustado. Más que nada porque es mucho más real de lo que estamos acostumbrados a ver en literatura juvenil y eso es algo que destaca y que yo personalmente aprecio cuando leo un libro, por muy poco que me pueda gustar realmente. 

Con respecto a los personajes, me ha gustado mucho el padre de Taylor. Me parece que él es realmente el pilar de la historia, ya que todo comienza y acaba con él y es verdaderamente su enfermedad lo que le va a dar sentido a esta historia. A Taylor no la soportaba y a cada momento que pasaba me resultaba más irritante. Lo siento pero tenía unos comportamientos de niña de parvulario que no me han gustado y que me han parecido totalmente incompatibles con la edad que tiene. Me ha gustado poder ver cierta evolución en su personaje, aunque me parece que se ha quedado a medio camino. Tanto Henry, el interés amoroso, como Lucy, la 'mejor amiga', me han parecido personajes muy poco perfilados de los que me hubiese gustado saber más, aunque después de leer tres libros de esta escritora empiezo a darme cuenta de que sufre del síndrome John Green, y es que le encanta reutilizar personajes. Taylor es la típica chica tímida, Lucy es la extrovertida a la que le encanta la fiesta y Henry es el típico buenazo que vive en la casa de al lado.

En definitiva, Second Chance Summer no es un libro que recomendaría especialmente pero sé que a mucha gente le gusta así que si sois fans de Morgan Matson que no os eche atrás mi reseña.