domingo, 28 de mayo de 2017

Reseña | Amy y Roger - Morgan Matson



Amy no quiere que llegue el verano. Su madre ha decido mudarse al otro extremo de los Estados Unidos, y ahora Amy tiene que llevar el coche de California a Connecticut. El problema es que, desde la muerte de su padre en un accidente de tráfico, no se siente capaz de ponerse al volante. Y aquí entra Roger, un amigo de la infancia que también debe viajar al otro lado del país, y que carga con sus propios problemas. A medida que avanzan, ambos descubrirán que las personas que menos esperas pueden convertirse en las más importantes y que a veces es necesario dar algunos rodeos para llegar a casa.


El tiempo que llevaba oyendo hablar de este libro ha sido muy largo. Comencé a leer a esta autora con Desde que te fuiste y me gustó tanto la forma que tiene de contar las historias que pensé que sería una buena idea seguir leyendo sus libros. Y debo decir que no me equivocaba. Debo admitir que al leer esta novela me sentí un tanto sorprendida por lo mucho que me gustó no solo lo que sucedía en él, sino también los personajes, ya que al ser un libro que está rodeado por tanto hype pensaba que me iba a gustar mucho menos. Aunque también debo reconocer que no me pareció tan bueno como a tanta otra gente, la verdad es que lo disfruté mucho, algo que además se vio potenciado por el hecho de ser el libro perfecto para las vacaciones de verano. Comencemos a diseccionar.

La premisa de este libro me interesó mucho desde el primer momento que la escuche, ya que se trata del típico road trip y hasta este momento, yo nunca había leído un libro que se pudiese encasillar dentro de este género. Obviamente sí que conocía novelas en las que los personajes hacían un viaje, pero nunca uno que fuese enteramente por carretera y en el que se pudiese apreciar con tanta claridad como los personajes van evolucionando a medida que la historia va progresando. Creo que el hecho de que yo misma tenga muchas ganas de sumergirme en una de estas aventuras influyó a la hora de que este libro me llamase tanto. La trama es, básicamente, la expedición realizada por los dos personajes principales, quienes van descubriendo lugares nuevos a la vez que se conocen más tanto a sí mismos como a la otra persona, ya que antes de emprender el viaje eran prácticamente desconocidos. A pesar de tratarse de una trama tan simple, el libro no aburre y el lector se mantiene atento a lo que sucede en cada momento. Desde mi punto de vista, es un libro que está basado más en las interacciones de los personajes que en las acciones de los mismos. Y aunque las situaciones surrealistas están a la orden del día en esta novela, la verdad es que Morgan Matson tiene una forma de describirlas que hace que te las creas.

Con relación al ritmo, creo que es perfecto para la historia que se está contando. Es verdad que hacia la mitad de la novela me ha dado la sensación de que la historia se ha hecho más lenta, pero aun y con todo, mi interés por los acontecimientos se ha mantenido en todo momento. Sí que es verdad que me ha dado la sensación de que se le daba una importancia un tanto exagerada al tema de la exnovia de Roger, sobre todo cuando el mismo personaje parecía que iba perdiendo cada vez más la atracción por ella. Otro punto negativo que yo le he encontrado, aunque entiendo que sea necesario en cierta medida, es el aura de misterio que rodea el accidente de coche del padre de Amy (y por si alguien iba a decir que es spoiler, aparece en la sinopsis). La información que el lector tiene es que fue un accidente de tráfico y que es por eso por lo que Amy se ve incapaz de conducir, pero la escritora lo explota de forma constante durante toda la historia hasta llegar a un punto en el que me resultó demasiado frustrante. No entendía qué podía haber sido tan malo como para que Amy atesore ese secreto con tanta fuerza hasta el punto de no querer contárselo a nadie y al ver que, de alguna forma la estaba carcomiendo por dentro, simplemente asumí que debía ser algo mucho más grave de lo que realmente fue. Además de predecible, claro.

“The best discoveries always happened to the people who weren't looking for them.” 

La narración es uno de los puntos fuertes. Al contarte la historia desde el punto de vista de Amy, tenemos la oportunidad de no solamente conocer su perspectiva, sino también se incluyen flashbacks de lo que pasó durante antes y después de la época del accidente. Esto nos permite no solo conocerla mejor, sino también ser testigos del cambio que sufrió y cómo le afectó el accidente. A esto hay que añadirle que al estar narrado por una voz joven, se facilita la lectura y se agiliza la historia. La forma que tiene de escribir Morgan Matson lo único que consigue es añadirle puntos extras, ya que en ambas de sus novelas que he leído he encontrado una escritura muy bonita. Aunque he de admitir que al leerlo en inglés, me ha dado cuenta de que hay algunas faltas ortográficas que se le debieron pasar al editor, algo que supongo que se remediaría con la traducción al castellano. Sin embargo, esto no cambia que la forma que tiene la autora de transmitir los sentimientos de los personajes sea brillante.

En cuanto a la forma que tiene de llevar las relaciones entre ellos, me ha parecido que se realizaba de una manera en la que podrían haber sido perfectamente situaciones que nos hubiésemos encontrado en la vida real. Sobre todo la relación amorosa que se da entre los protagonistas, no es algo que se haya llevado de forma forzada o que haya sido fruto del instalove, sino que es la decisión consciente entre dos personas que, aunque no lo parezca por el marco de tiempo temporal, han pasado por mucho juntos. El resto de lazos, ya sean familiares o de amistad, se conocen brevemente a través de encuentros cortos de los dos protagonistas con los personajes secundarios. Estos, a pesar de no estar especialmente desarrollados, tampoco es que pidan serlo. Me explico: a pesar de que son relevantes para la evolución y la superación de problemas de los personajes principales, el único motivo por el que tenemos la oportunidad de conocerlos es por simple y llanamente el impacto que tienen y tendrán en Amy y Roger. E incluso con esto, creo que están muy bien perfilados, gracias a lo que nos llega a través de las opiniones y recuerdos de los protagonistas. Aun así, debo admitir que hay personajes a los que me hubiese gustado conocer en mayor profundidad, especialmente al hermano de Amy.

Centrándonos en los personajes principales, he de decir que hacía mucho que no leía una novela de contemporánea en la que sintiese que dos personas se compenetraban tan bien como es el caso de estos dos. Amy ha sufrido un shock familiar y se ha cerrado en banda a todo el mundo, incluida su familia. Se siente aislada, aunque sabe que este aislamiento es autoimpuesto, y se ve incapaz de ser feliz de nuevo. A través de este viaje descubrirá, gracias al propio recuerdo de su padre, que quizá existen más razones de las que ella piensa para ser feliz. Conocerá a gente que le ayudará, aunque ella no sé dé cuenta, e incluso podrá aprender que perdonar es un proceso que cuesta, sobre todo cuando se trata de perdonarse a sí mismo, pero se puede hacer. En ella he encontrado un personaje que ha sufrido una evolución brutal desde el comienzo hasta el final, cuando casi era incapaz de mirar a otras personas, mucho menos hablar con ellas. Y mucho de este character development no hubiese sido posible sin la ayuda de Roger, el eterno optimista. O al menos esa es mi percepción de él. La palabra rendirse parece ser una que no se encuentra en su vocabulario y creo sinceramente que solo una persona así podría haber ayudado a salir a Amy del pozo en el que estaba. A pesar de tener sus propios problemas, es capaz de escuchar a los demás y de empatizar con ellos, algo que es incluso más importante. Hará que los demás se hagan sentir bien solo por la forma que tiene de tratarlos y hasta cuando se vea derrotado, seguirá buscando una razón por la que sonreír. Todos nos merecemos un Roger en nuestra vida.

“The best discoveries always happened to the people who weren't looking for it. Columbus and America. Pinzon, who stumbled on Brazil while looking for the West Indies. Stanley happening on Victoria Falls. And you. Amy Curry, when I was least expecting her.” 

Me da la sensación de que cualquier persona que haya restado atención a esta reseña se dará cuenta de que es un libro que me gustó (y mucho) y que por tanto se lo voy a recomendar a todo el mundo que disfrute leyendo novela contemporánea. Aunque la trama no sea lo más original del mundo, aunque pueda resultar lento y aunque pueda dar envidia en algunos momentos, solamente por los personajes y por la forma en la que llevan la historia merece la pena que todo el mundo lo lea. Así que leedlo y si es en verano mejor. Porque es maravilloso y se lo merece.

PUNTUACIÓN FINAL  3,5/5

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Vas a dejarme un comentario? Muchísimas gracias!!